Tristeza e impotencia

Bombardeados en Siria, abandonados por Turquía, gaseados en Grecia: Europa vuelve a fallar a los refugiados”, rezaba el titular de un diario digital. Tristeza e impotencia del ciudadano y la ciudadana medianamente sensibles ante lo que Europa está haciendo y dejando de hacer ante los millares de refugiados que pusieron su esperanza en ella.

Y es que la injusticia y la falta de equidad campean a sus anchas por la tierra. ¿Poner más nombres a las injusticias que están ocurriendo? ¿Acaso no las conocemos..?

Sed, sentimos sed a raudales. Sed de una justicia superior que devuelva la historia a las manos de las mujeres y hombres de buena voluntad; esos hombres y mujeres del sentido común y del mundo distinto.

Por ello, con el poeta hebreo de la antigüedad, decimos: «Estamos sedientos de Dios, del Dios vivo, ¿cuándo llegaremos a ver el rostro de Dios?» (Sal. ‭42:3‬ ‭BTI‬‬).

Ignacio Simal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *