En momentos críticos, no pienses, “todo está perdido”; ya que no es así, no todo está perdido. ¡Huyamos del catastrofismo existencial! La gracia de Dios posibilita nuevos comienzos, la gracia hace posible infinitas resurrecciones existenciales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *