El abrazo inclusivo de Dios

Si la iglesia no es la encarnación del abrazo inclusivo de Dios hacia todos los seres humanos y, al mismo tiempo, el grito de protesta en medio de un mundo injusto y falto de equidad, traiciona su misión y el evangelio que anuncia, y deviene en pura y dura ideología.

Ignacio Simal

“Cuando la Palabra nos sale al encuentro en un autobús”

Mientras viajo en autobús, de regreso a casa, observó la carretera y la noche. Su combinación hace que las luces de los coches se me asemejen a estrellas fugaces que se cruzan conmigo, o que me adelantan. Una de las canciones que me acompaña en este momento es “Tonight”, de Sibylle Baier.

Decido dejar de leer el libro que estoy leyendo, para pasar a leer un par o tres de salmos. Me quedo absorto en el salmo 106. Merece la pena leerlo y meditarlo por entero. Pero uno de sus versículos llama poderosamente mi atención. Me detengo, y vuelvo a leerlo: “El Señor los libró muchas veces, pero ellos se obstinaron en su idea, se hundieron en su propia culpa” (Sal .106:43 BTI).

Ante su repetida lectura, me digo: Dios mío, ¡cuántas veces nos has librado de la desdicha y de la pena! Sin embargo parece que siempre nos hallamos en el mismo lugar cuando los problemas azuzan nuestra existencia. Sí, nos obstinamos en la idea de que tú, el Dios que derrocha generosidad y gracia, se ha ausentado de nuestra vida. Y nos hundimos en nuestra propia culpa, en nuestra falta de fe. Quė pronto olvidamos esas actuaciones tuyas que, en el pasado, nos liberaron del peligro e iluminaron nuestro rostro.

Señor, ¡gracias! Gracias, porque a pesar de nuestra obstinación, miras de frente nuestra angustia, recuerdas tu Alianza, y te compadeces de nosotros (Sal. 106:45,46). ¡Tan inmenso amor nos tienes!

El autobús sigue su carrera llevándome de nuevo a casa. Sigo viendo “estrellas fugaces” que se cruzan conmigo, o me adelantan. Sibylle Baier sigue cantando para mí. Y mi corazón está agradecido, muy agradecido por esa Palabra que nos sale al encuentro cuando menos los esperamos.

Soli Deo Gloria

Ignacio Simal, 2005

Tiempo de cuaresma, tiempo de reflexión

Hoy, gran parte de la cristiandad celebra el “miércoles de ceniza”. Pórtico que da inicio al tiempo litúrgico de Cuaresma. Un tiempo en el que se nos invita a la reflexión en los caminos por los que discurre nuestra existencia.

Hacemos memoria de la “multitud de testigos” que nos precedieron (Heb. 12:1). Nos invitan a correr “con perseverancia la carrera que tenemos por delante”. Especialmente fijamos nuestra mirada en Jesús, ”el iniciador y perfeccionador de nuestra fe, quien, por el gozo que le esperaba, soportó la cruz, menospreciando la vergüenza que ella significaba, y ahora está sentado a la derecha del trono de Dios” (‭‭Heb. ‭12:2‬ ‭NVI‬‬). Considerar su vida, nos hace recuperar el resuello, dejar a un lado el cansancio y animarnos a su seguimiento en el camino de la cruz. Sabemos que su cruz, al igual que la nuestra, se resuelve en la experiencia de la resurrección.

Hermanos, hermanas, reflexionemos en los caminos por los que discurre nuestra existencia, y de ser necesario, recompongamos nuestra vida. ¡La gracia de Dios nos auxilia!

-Ignacio Simal

Cuando se desbordan las aguas…

«Por eso todo fiel te implora en los momentos de angustia; y aunque a raudales se desborde el agua, no les podrá dar alcance.» ‭‭Salmo ‭32:6‬ ‭BTI‬‬

No me cansaré de decir y/o escribir sobre la importancia de fortalecer nuestro ser interior. Es en el recinto de nuestro espíritu donde se inician y consuman tanto las victorias como los fracasos existenciales, cuando “a raudales se desbordan las aguas” a nuestro alrededor. Que éstas alcancen nuestra interioridad dependerá de nuestra fuerza y resiliencia, y ello no se consigue de la noche a la mañana. Lo sabéis, lo sabemos. De ahí que, reitero, nos conviene implorar constantemente el nombre de Jesús, el Cristo. Y lo debemos hacer, especialmente, en los tiempos de bonanza, pues en ellos nos preparamos para cuando se “desborden las aguas”. De hacerlo así, la calamidad solo afectará la superficie, no al centro neurálgico del ser humano, es decir a su espíritu. Así, con el salmista, podremos decir, “aunque se desborden a raudales las aguas a nuestro alrededor, éstas nos nos alcanzarán”. La gracia del Espíritu obrando en nuestro espíritu nos sostendrá. En ello nos alegramos, ¡aleluya!

Ignacio Simal

En momentos críticos, no pienses, “todo está perdido”; ya que no es así, no todo está perdido. ¡Huyamos del catastrofismo existencial! La gracia de Dios posibilita nuevos comienzos, la gracia hace posible infinitas resurrecciones existenciales.

Siete veces cae el justo

Caemos una y otra vez, y otras tantas veces nos levantamos. La persona justa se sabe envuelta en yerros. Ya nos dirá la sabiduría que “siete veces cae el justo, y vuelve a levantarse” (Pr. 24:16). La experiencia vital nos lo confirma.

De ahí que decir, o dar la impresión, de que nunca erramos, es hacer a Dios mentiroso, pone en evidencia que no hay verdad en nosotros, y que la Palabra no es la brújula que encamina nuestra existencia, viviendo así engañando, y engañándonos, hiriendo e hiriéndonos (1 Jn. 1:8-10).

Las personas justas, al saberse envueltas en yerros, son profundamente misericordiosas con los errores ajenos, y sus palabras siempre funcionan como buen ungüento sobre los corazones heridos.

-Ignacio Simal

Intolerancia

“La intolerancia no es sólo un pecado del conservadurismo eclesial, sino también del progresismo” (F.J. Vitoria Cormenzana)

La corrección

Hermanos [y hermanas], si alguno incurre en falta, vosotros, los animados por el Espíritu, corregidlo con amabilidad” (Gál. ‭6:1‬ ‭BTI‬‬)

Toda exhortación, toda corrección, si es que estamos guiados por el Espíritu de Jesús, debe ser envuelta en mansedumbre y amabilidad. La corrección áspera y bronca nunca logra su objetivo: crecer juntos en el camino de la fe y el conocimiento del Cristo.

Cristo, esperanza del mundo

Ni el pueblo de Dios, ni las gentes que lo componen deben considerarse el ombligo del mundo. Tampoco se anuncian a sí mismos. Más bien la iglesia anuncia la gracia de Dios manifestada en la acción del Espíritu del Mesías renovando la vieja creación, recreando el mundo (Isaías 65:17; 2 Pedro 3:13).

Ignacio simal

Conforme pasan los años, vamos cayendo en la cuenta de que no estamos aquí para siempre. Además, en el devenir de la vida ves que van faltando personas que creías eternas, ya que ilusamente pensabas que siempre iban a estar ahí. Entonces adquieres conciencia de que el día del paso de la frontera se va acercando para ti también, si es que no nos sorprende de sopetón, sin previo aviso.

De ahí que debamos invertir nuestras fuerzas –sean muchas o pocas- en lo que realmente merece la pena: la búsqueda del reinado de Dios y su justicia. El resto, como escribiera alguien cuyo nombre no recuerdo, son añadiduras tangenciales. ¡Aprovechemos la vida! ¡Es pura gracia!

Kierkegaard

“El amor cubre multitud de pecados, ya que cuando no puede evitar el ver u oír, lo cubre silenciando, con una explicación atenuante, con el perdón”

Kierkegaard, S. Las obras del amor. Sígueme, 2006. Pág. 347