Las comunidades cristianas están convocadas a ser huellas de la gracia de Dios en medio de la historia humana.