esglesiasantpau@gmail.com

Home » artículos » Credo de la Iglesia Evangélica Española, nuestra iglesia

Credo de la Iglesia Evangélica Española, nuestra iglesia

l_eec_ieeAsimismo, como Iglesia de Jesucristo, adoptamos la tradición teológica y doctrinal de la Reforma Protestante del siglo XVI. Con ella nos identificamos en su voluntad de definir la fe cristiana a partir de cuatro principios que consideramos básicos y suficientes.

1. El amor de Dios. Dios es amor, y como tal se da a conocer al ser humano. Éste, lejos de Dios, imperfecto, y en medio del vacío y de las contradicciones de la existencia, es llamado a encontrar en Dios perdón y salvación. Creemos que Dios da este amor sin pedir nada a cambio, de manera incondicional. Él tiene toda la iniciativa. El ser humano es llamado a encontrar y a recibir este amor como un don que no puede obtener por si mismo. Ningún esfuerzo por su parte permitirá alcanzarlo.

2. La fe. La fe en este amor de Dios. Para la vida presente y futura sólo la fe da al ser humano confianza y seguridad. En la fe hay salvación, vida en constante renovación. Dios da a esa fe, La persona es introducida en ella.

3. La Escritura. En la Biblia el cristiano encuentra todo lo que puede saber y ha de saber sobre Dios y su amor. A partir de ella puede construir su vida en libertad y responsabilidad. La Biblia es nuestra única norma de fe y conducta.

4. Jesucristo. Jesucristo es entendido como centro de la Escritura y de la fe. Es el único punto de referencia en el que se funda toda confianza. Es palabra de Dios para el ser humano; su amor, su perdón, su gracia manifestada y hecha realidad: motivo de esperanza y de salvación para vivir positivamente en solidaridad con los seres humanos.

Los tres primeros principios se articulan alrededor del cuarto. Tienen sentido en función de él, y al mismo tiempo nos orientan en su comprensión.

Sin Jesucristo la gracia no es más que el atributo de un Dios lejano, un concepto filosófico.
Sin Jesucristo la fe pierde su contenido, el fundamento para su vivencia y expresión.
Sin Jesucristo como centro, y sin la fe, la Escritura es un libro como cualquier otro

Al mismo tiempo,

Sin la gracia de Dios, Jesucristo no pasa de ser un hombre sorprendente, un gesto impresionante de la divinidad sin ninguna relación con nosotros.
Sin la fe, Jesucristo queda al exterior de nosotros, como un dato de la historia.
Sin la Escritura, Jesucristo se pierde en la historia y dejamos de saber quien ha sido para nosotros.

Nos gusta saber tu opinión sobre lo que acabas de leer!

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies