Sí, la gracia de Dios siempre es asombrosa

«El hermano mayor se irritó al oír esto y se negó a entrar en casa. Su padre, entonces, salió para rogarle que entrara.» (LUCAS 15:28 BLP)

Así fue, el hijo mayor, irritado, no quiso entrar en la casa de donde surgían cánticos de fiesta, la casa de la reconciliación universal. Sin embargo, el padre bueno, el padre misericordioso, salió a rogarle que entrara. Él se negó en redondo. Su pureza le impedía entrar a una casa contaminada por personas de pasado obscuro, pero acogidas y abrazadas por el padre de toda gracia y misericordia.

El padre bueno y misericordioso de la parábola señalaba -y señala- a un Dios que rompe con todas las convenciones sociales y religiosas. Un Dios que abraza al “hijo pródigo”, haciéndole participar de la fiesta, y un Dios que, al mismo tiempo, ruega al “hijo irritado” que participe de su alegría. ¡Dios convoca a todos a la fiesta de la reconciliación! La reconciliación tanto de lo que está el cielo, como de lo que está en la tierra. Sí, la gracia de Dios, como canta el viejo himno, siempre es asombrosa.

Ignacio Simal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *