Las puertas del cielo son enemigas de las prisas

“Pedro subió a la azotea para orar, cerca de la hora sexta. Y tuvo gran hambre, y quiso comer; pero mientras le preparaban algo, le sobrevino un éxtasis; y vio el cielo abierto…” ‭‭Hechos‬ ‭10:9-11‬

Las puertas del cielo son enemigas de las prisas. Y nosotros, pobres humanos de vida corta, tenemos prisa. Y claro está, constantemente estamos golpeando el picaporte del cielo, esperando que el que está al otro lado responda a nuestra insistencia. Pero no, la ley del Espíritu no funciona a fuerza de insistencia y espera. Más bien, y curiosamente, las puertas del cielo se abren cuando ya no esperamos que nadie nos atienda. Así el apóstol Pedro, mientras realizaba su rutinaria oración del mediodía, sintió hambre, y cuando esperaba el ansiado alimento, sucedió lo absolutamente inesperado: le sobrevino un ”éxtasis”, y vio las puertas del cielo abiertas. Así es la experiencia del Espíritu, cuando dejas de insistir y esperar es cuando, de repente y de improviso, te sentirás envuelto en su viento. Y así, sin prisas, sin insistencia, sin método ni estrategias, se abren las puertas del cielo ante nuestros ojos.

-Ignacio Simal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *