“Cuando la Palabra nos sale al encuentro en un autobús”

Mientras viajo en autobús, de regreso a casa, observó la carretera y la noche. Su combinación hace que las luces de los coches se me asemejen a estrellas fugaces que se cruzan conmigo, o que me adelantan. Una de las canciones que me acompaña en este momento es “Tonight”, de Sibylle Baier.

Decido dejar de leer el libro que estoy leyendo, para pasar a leer un par o tres de salmos. Me quedo absorto en el salmo 106. Merece la pena leerlo y meditarlo por entero. Pero uno de sus versículos llama poderosamente mi atención. Me detengo, y vuelvo a leerlo: “El Señor los libró muchas veces, pero ellos se obstinaron en su idea, se hundieron en su propia culpa” (Sal .106:43 BTI).

Ante su repetida lectura, me digo: Dios mío, ¡cuántas veces nos has librado de la desdicha y de la pena! Sin embargo parece que siempre nos hallamos en el mismo lugar cuando los problemas azuzan nuestra existencia. Sí, nos obstinamos en la idea de que tú, el Dios que derrocha generosidad y gracia, se ha ausentado de nuestra vida. Y nos hundimos en nuestra propia culpa, en nuestra falta de fe. Quė pronto olvidamos esas actuaciones tuyas que, en el pasado, nos liberaron del peligro e iluminaron nuestro rostro.

Señor, ¡gracias! Gracias, porque a pesar de nuestra obstinación, miras de frente nuestra angustia, recuerdas tu Alianza, y te compadeces de nosotros (Sal. 106:45,46). ¡Tan inmenso amor nos tienes!

El autobús sigue su carrera llevándome de nuevo a casa. Sigo viendo “estrellas fugaces” que se cruzan conmigo, o me adelantan. Sibylle Baier sigue cantando para mí. Y mi corazón está agradecido, muy agradecido por esa Palabra que nos sale al encuentro cuando menos los esperamos.

Soli Deo Gloria

Ignacio Simal, 2005

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *