Dios, en el Espíritu que nos da el Resucitado, nos concede la gracia de consolar, de enjugar lágrimas y de orar los unos por los otros.

Ignacio Simal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.